Popup, los chicos malos del marketing online y por qué son tan atractivos para las empresas

pensando
Emprendedores: Esquivar el “valle de la Muerte”
13 January, 2015
lider
Conviértete en un experto dentro de tu industria en 5 pasos
19 January, 2015

Popup, los chicos malos del marketing online y por qué son tan atractivos para las empresas

mujer_computadora

Con las páginas web de empresas muchas veces hay que llegar a un compromiso entre lo que es bueno para el cliente, el posicionamiento, la calidad de la página, usabilidad, etc. con otros factores que son buenos para la empresa, como la rentabilidad de la propia página convirtiéndola muchas veces en nuestro mejor comercial. Esta es muchas veces la razón por la que siguen apareciendo los Popup, las ventanas emergentes que son como los chicos malos del marketing.

Porque en la mayoría de los casos resultan molestos para el cliente. Le obligan a realizar un clic de más para cerrarlos y acaban por provocar su enfado, sobre todo si son muy reiterativos. El usuario prefiere páginas que no tengan popup, incluso muchos utilizan plugins para los navegadores que los bloquean, síntoma de este descontento.

Sin embargo, el gran atractivo de esta herramienta para las empresas está en la mejora en las conversiones que facilitan. Los popup son como una telaraña para lograr captar datos de clientes potenciales, por ejemplo. Incluso muchas veces están interesados en lo que ofrecemos, pero si el formulario de registro no aparece como una ventana emergente y tienen que buscarlo ellos nunca se registrarán.

Lo mismo ocurre con las ventas. Los popup no dejan de ser una llamada a la acción muy agresiva para lograr un propósito comercial y son altamente efectivos. Pero claro, a cambio tendremos que pagar un precio, donde podemos tener algún cliente descontento, posiblemente la web sea penalizada en posicionamiento, al ser los popups un factor que se tiene en cuenta, sobre todo si abusamos de ellos.

La clave está en no abusar, no repetir una y otra vez el mismo popup a un usuario que ya nos ha visitado, etc. De esta forma podemos lograr un equilibrio, entre lo que busca el cliente en nuestra web y los objetivos que tiene nuestra empresa. De esta forma también podemos invertir más recursos en la propia web, ya que al cumplir los objetivos fijados empezamos a ver un retorno de la inversión más claro.

Vía: pymesyautonomos.com