La tecnología nos esclaviza para trabajar a cualquier hora y en cualquier lugar

muerte
12 Creencias que aseguran el fracaso
28 October, 2014
lider
El líder y sus decisiones
4 November, 2014

La tecnología nos esclaviza para trabajar a cualquier hora y en cualquier lugar

esclavo

Una de las razones por las que muchos trabajadores y empleados no desean tener un móvil o smartphone de empresa, un portátil con el que trabajar o una conexión a Internet móvil desde dónde hacerlo es porque piensan que la tecnología nos esclaviza para trabajar a cualquier hora y en cualquier lugar.

No les falta razón, pero este aspecto puede jugar tanto a favor de la empresa como del trabajador. El objetivo es establecer una relación win-win, donde ambos salen ganando. El trabajador porque no está atado a un horario de oficina de 9 a seis los cinco días de la semana y la empresa porque sabe que ante cualquier emergencia o una acumulación de trabajo puntual el empleado puede sacar su trabajo adelante desde casa. Es importante fijar bien las reglas del juego antes de aceptar u ofrecer esta posibilidad de trabajo remoto.

Por eso tenemos que ser muy conscientes de para qué vamos a tener un smartphone, cómo vamos a gestionar el correo corporativo desde este dispositivo y hacer que trabaje para nosotros y no sea al revés, nosotros estamos trabajando a todas horas para gestionar un correo que en la mayoría de los casos no tiene ninguna urgencia.

Lo mismo con la posibilidad de trabajar desde casa, pero también desde el hotel o las sala del aeropuerto mientras aguardamos a que salga nuestro vuelo. Tenemos que ser inteligentes para ahorrar tiempo trabajando en movilidad, no trabajar todo el tiempo simplemente porque podemos hacerlo.

Y evitar procastinar, dilatar tareas o dejarlas para casa, simplemente porque luego podemos conectarnos con el portátil y terminar. Es mejor hacer un uso inteligente de esta posibilidad, salimos media hora antes de la oficina, evitamos el atasco y ganamos una hora que no pasaremos en el coche y que podemos dedicar a trabajar tranquilamente en casa. Empresa y empleado salen ganando, las tareas se han terminado y tenemos más tiempo para nosotros.

Esto implica que estamos más descansados mentalmente al día siguiente en el trabajo, hemos desconectado y nos permite mantener una mejor concentración que nos permitirá ser más productivos. Esto si estamos toda la tarde pendiente del smartphone o del portátil tendrá justo el efecto contrario al que pretendemos conseguir y en lugar de ganar tiempo, trabajamos más horas y encima nuestra productividad cae.

Vía: pymesyautonomos.com