El FMI cierra su oficina en la Argentina

IBM Argentina: US$ 10 M en Campus Tecnológico
15 March, 2012
Plan de negocios locales e internacionales
15 March, 2012

El FMI cierra su oficina en la Argentina

La decisión estaría vinculada a la denuncia que efectuó el secretario de Comercio Interior contra consultoras privadas que publicaban índices de inflación independientes del INDEC.

Marzo de 2012 – El Fondo Monetario Internacional cerrará sus oficinas en la Argentina el próximo mes por “razones presupuestarias”, según el organismo, aunque la naturaleza de la decisión estaría vinculada a la denuncia que efectuó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, contra consultoras privadas que publicaban índices de inflación independientes del INDEC.

Entre los motivos del cierre figuraría también, además del mencionado caso judicial, el desinterés del gobierno argentino en normalizar la situación respecto del artículo IV, que no se realiza desde 2006.

Un portavoz del FMI aseguró al diario Ámbito Financiero que el cierre de su representación en Buenos Aires no es un hecho “inusual”, sino que la iniciativa responde a “razones presupuestarias”.

“El FMI ha cerrado oficinas representativas en Mongolia y Líbano este año como parte de las medidas tomadas para reducir costos (…) La oficina en la Argentina figuraba entre las más costosas de la región”, indicaron.

Pero, según el matutino La Nación, las razones por las cuales el Fondo le dice adiós a Buenos Aires estarían vinculadas a la causa judicial que lleva adelante el juez Alejandro Catania y el posible llamado a citación a sus representantes para prestar declaración.

Sucede que el año pasado, el magistrado pidió al FMI que explicara cómo elaboraba sus estadísticas, pero el organismo alegó inmunidad diplomática y pudo esquivar la citación, aunque no descarta que la Justicia apele a nuevas herramientas para obtener la información que maneja.

No obstante, sostuvieron que “las operaciones con la Argentina seguirán sin alteraciones” y que “mantenemos el diálogo con las autoridades, en tanto que el personal local continuará con los trabajos técnicos que se están desarrollando”, comunicaron.

El FMI dispuso que, tras el cierre a fines de este mes de su oficina en la Argentina, las relaciones formales serán manejadas a través del representante del organismo en Perú, Kevin Ross.

En Buenos Aires sólo quedará un economista para seguir de cerca la evolución de los números locales, una tarea clave para la evaluación que en junio debe hacer el directorio del organismo que lidera Christine Lagarde sobre el cumplimiento de las medidas que se le exigieron al gobierno de Cristina Kirchner en enero pasado respecto de la falta de credibilidad de las estadísticas de inflación y el PBI.